Categoría: Otras cirugías

La blefaroplastia de párpado superior

Conforme vamos envejeciendo, uno de los problemas más comunes que se presenta tanto en hombres como en mujeres es la flacidez de la piel de los párpados superiores. Esta condición, conocida médicamente como blefaroptosis, crea un problema que es, a la vez, cosmética y funcional. Afortunadamente la corrección de este problema es relativamente simple y muchas veces de bajo costo.

Blefaroptosis se convierte en un problema funcional cuando el exceso de piel del párpado superior comienza a colgar en el campo visual, obstruyendo parcialmente la visión. Los pacientes comienzan a notar que no ven las cosas cuando se aproximan por los lados. Esto se conoce como pérdida de la visión periférica y se puede medir con un examen de campo visual realizado por un oftalmólogo.

blefaroplastia de parpado caido

Por lo general, si un paciente no pasa la prueba de campo visual se determina que ha perdido la visión periférica debido a que se colgó la piel del párpado, una blefaroplastia de párpado superior bastará para solucionar este problema.

Si la piel redundante del párpado superior no es lo suficientemente grave como para obstruir la visión, entonces el problema es cosmético. La piel extra crea líneas y arrugas que muchas veces dan la apariencia de envejecimiento prematuro. De vez en cuando es la grasa que sobresale la causante de un bulto que por lo general se ubica en la esquina del ojo cerca de la nariz. La eliminación de este bulto, al mismo tiempo le permitirá lucir un párpado más uniforme y una apariencia más joven.

Algunos pacientes se preocupan por las posibles lesiones en el globo ocular como consecuencia de la blefaroplastia de párpado superior. Sin embargo sería extremadamente raro que suceda si se pone en las manos de un cirujano competente. Aunque el párpado parece ser muy delgado en realidad está compuesta de múltiples capas. Bajo la piel del párpado son varias capas de músculo, cartílago y el revestimiento interior del globo ocular llamado conjuntiva.

Al realizar la blefaroplastia del párpado superior un segmento medido de la piel se retira de la tapa. La cantidad de piel que será eliminada se determina tirando de la piel hacia el exterior hasta que el ojo comienza a abrirse. Esto le indica al cirujano la máxima cantidad de piel que se puede quitar. La capa directamente debajo de la piel es el músculo orbicular. Para quitar la grasa se hace una abertura en el músculo y se procede a removerla. Las suturas realizadas se retiran generalmente cuatro a cinco días después de la cirugía.

Debido a que este procedimiento se puede realizar en el consultorio y bajo anestesia local el costo se reduce significativamente. No hay ningún cargo por el uso de la sala de operaciones o anestesiólogo. Aunque algunas veces el costo de la blefaroplastia de párpado superior podría variar debido a diferentes factores quirúrgicos.

La Cirugía Bariátrica y la Pérdida de Peso Pueden Mejorar el Asma

De acuerdo a los resultados de un estudio reciente, la cirugia Bariatrica reduce el riesgo de complicaciones por el asma en pacientes obesos, lo que sugiere la eficacia de la pérdida de peso en la morbilidad del asma. El informe con los resultados del estudio fue publicado recientemente en la revista de Academia Europea de Alergología e Inmunología Clínica.

El asma y la obesidad son problemas de salud pública en muchas partes del mundo. Solo en Estados Unidos se estima que el asma afecta a unos 26 millones de personas, en ese país se conoce que un 35% de los adultos son obesos.

Beneficios de la cirugía bariátrica

Estudios anteriores han demostrado que la obesidad y el desarrollo de asma están estrechamente relacionados, lo mismo sucede con el riesgo de exacerbaciones, y el mayor riesgo de hospitalización por estas complicaciones. Por lo que es un problema en el manejo del asma y en la asistencia sanitaria en general. Sin embargo, poco se sabe sobre el efecto de la reducción de peso en la morbilidad del asma.

Kohei Hasegawa, del Departamento de Medicina de Emergencia en el Hospital General de Massachusetts y sus colegas trataron de examinar si la cirugía bariátrica se asocia con una disminución rápida y sostenida en el riesgo de cuadros de ataque de asma. Para ello, los investigadores llevaron a cabo estudios de series de casos auto-controlados de 2.261 pacientes obesos con asma, de entre 18 a 54 años, y eligieron la cirugía bariátrica como medio para la disminución inmediata de peso.

El primer paso para el estudio consistió en la visita a los pacientes hospitalizados por ataques de asma desde 2005 hasta 2011. Luego, los investigadores compararon el riesgo de sufrir un ataque de asma en un periodo de 13-24 meses antes de la cirugía bariátrica, con el riesgo de 12 meses después de la intervención de cada paciente.

Los resultados revelaron que en los 13 a 24 meses antes de la cirugía, el 22% de los pacientes necesitó por lo menos una hospitalización por exacerbación del asma. En el año antes de la cirugía, el riesgo de una visita u hospitalización persistió después de 24 meses. Sin embargo, a los 12 meses después de la cirugía, el riesgo de una visita u hospitalización por complicaciones y ataques asma disminuyó al 10,9% de los pacientes y se mantuvo en las mismas cifras 24 meses después.

Los investigadores concluyeron que debido a que el beneficio de la cirugía bariátrica podría ser compensado por el costo y los riesgos de las complicaciones quirúrgicas de alta inicial, el hallazgo también hace hincapié en la importancia de los enfoques seguros y eficaces, no quirúrgicos para lograr la pérdida de peso importante, con lo que probablemente se beneficiaría a millones de los pacientes obesos con asma.

La cirugía bariátrica reduce el riesgo de cáncer uterino

En marzo de 2014 investigadores de la Escuela de Medicina de San Diego en conjunto con el Centro de Investigación en Cáncer Moores reportaron que la reducción de peso obtenida a través de cirugías bariátricas reduce el riesgo de padecer cáncer uterino. Sus resultados señalan que el riesgo se reduce en un 71% , y hasta un 81% para los pacientes que logran mantener su peso después de la cirugía.

Su investigación fue publicada en abril del mismo año en la revista científica de Oncología Ginecológica (Gynecologic Oncology en inglés). Sus resultados señalan que la obesidad es un factor importante en el comienzo y desarrollo del cáncer uterino. Por ello las cirugías para bajar de peso podrían tener un resultado benéfico.

El estudio consistió en el análisis retrospectivo de 7,431,858 registros de pacientes del sistema de información HealthSystem Consortium. De esta cantidad de registros 103,797 tuvieron una cirugía para bajar de peso, y 44,345 tenían diagnóstico de padecer algún tipo de cáncer uterino.

El estudio señala que pacientes con un Índice de Masa Corporal (¿Qué es el IMC?) superior a 40 son 8 veces más propensas a desarrollar cáncer uterino. El riesgo incrementa incluso más conforme el IMC aumenta.

¿Cómo se relaciona la obesidad y el cáncer uterino?

Cirugía bariátrica y cáncer uterinoEl estudio indaga en las razones por las que el peso elevado influye en el desarrollo de este tipo de cáncer. Una de ellas es el incremento en tejido adiposo, el cual provoca un incremento en los niveles de estrógeno en la sangre. Se ha probado que los niveles altos de estrógeno provocan la formación de tumores y también su metástasis (propagación a otros tejidos).

Otro factor es la inflamación crónica presente en pacientes con sobrepeso y obesidad. La inflamación crónica provoca resistencia a la insulina (que puede derivar en diabetes), así como el incremento en los niveles de estrógeno.

Las cirugías para perder peso sólo se recomiendan a pacientes con niveles elevados en IMC y que además han tenido problemas con otros métodos para perder peso. En el caso de estos pacientes este tipo de cirugías no sólo representaría una solución a su problema de salud, sino la prevención de otros como cáncer endometrial.

Enfermedades que causan el aumento de peso: Hipotiroidismo

El aumento de peso suele ser asociado a malos hábitos alimenticios y a un ritmo de vida sedentario, sin embargo, estos son sólo algunos de los factores que provocan el incremento de peso.  Es importante saber que existen diversas enfermedades y trastornos los cuales también pueden provocar esta condición. El día de hoy abordaremos uno de estos casos, el hipotiroidismo.

¿Qué es el hipotiroidismo?

El hipotiroidismo se define como la condición en la cual la glándula tiroides no funciona de forma óptima y los niveles de hormonas tiroideas disminuyen. La tiroides es una glándula ubicada en el cuello y entre sus funciones se encuentra el regular el metabolismo del cuerpo.

El hipotiroidismo tiene diversas causas, estas se clasifican en “primario” o “secundario” dependiendo de la causa que las provoca. Las causas secundarias se refieren al mal funcionamiento de la glándula en sí; mientras que las causas secundarias se refieren al mal funcionamiento a nivel del hipotálamo o de la glándula anterior pituitaria, las cuales regulan el funcionamiento de la tiroides. La más común de estas es la causa primaria.

La enfermedad es poco común de forma congénita, rondando en 1 de cada 5,000 recién nacidos. La mayor parte de los casos es un hipotiroidismo adquirido el cual obedece a diversas causas, la más común de ellas es una baja ingesta de iodo, aunque otras condiciones como la enfermedad autoinmune de Hashimoto o tratamientos con iodo radioactivo pueden provocar la misma.

Se estima que en el mundo entre un 1% y un 4% de la población padece de algún grado de esta condición; además, se estima que es más común en las mujeres, afectando con una proporción de 7 a 1.

¿Cuáles son los síntomas?

Hipotiroidismo cirugíaEl hipotiroidismo en sus etapas iniciales es difícil de diagnosticar y en niños puede provocar retraso en el desarrollo intelectual (cretinismo). En adultos la condición puede manifestarse y durar muchos años sin que uno se percate de ésta.

Los síntomas del hipotiroidismo incluyen fatiga, sensación de frío, poca memoria y constante falta de atención, caída de pelo, bajo ritmo cardiaco, engrosamiento de la voz, y especialmente un incremento de peso, entre otros síntomas.

Muchas personas pasan por este cuadro clínico de forma gradual sin estar informados de esta enfermedad; en muchas ocasiones los pacientes atribuyen la ganancia de peso a otras causas y prueban diversos tratamientos sin resultado alguno. Esto último no es de sospechar, pues finalmente no se trata de un trastorno alimenticio.

Causas del hipotiroidismo

Las causas del hipotiroidismo son muy diversas, entre ellas destacan:

  • Hipotiroidismo primario. Deficiencia de iodo en la dieta, autoinmunidad de la tiroides, daño en la tiroides por medicación con litio, tratamientos radioactivos, entre otros.
  • Hipotiroidismo central. Daño en la glándula pituitaria, el cual puede ser causado por diversas afecciones neuronales, enfermedades autoinmunes, intoxicación y daño a nivel de glándula pituitaria, entre otras.
  • Hipotiroidismo congénito. Disgenesia tiroidea, dishormonogénesis tiroidea, entre otras condiciones poco comunes.

¿Hipotiroidismo y cirugía bariátrica?

Antes de cualquier cirugía bariátrica se realizan diversos estudios para corroborar las causas del sobrepeso del paciente, por lo que el hipotiroidismo podría ser detectado antes de realizarse esta cirugía. Las cirugías bariátricas se pueden realizar en pacientes quienes ya han comenzado un tratamiento hormonal exitoso y buscan perder peso de una forma rápida.

Finalmente recordamos que esta información sólo tiene el propósito de informar y que sólo un médico calificado puede hacer diagnósticos y tomar decisiones sobre la salud de un paciente.