Cirugía bariátrica ¿Laparoscópica o abierta?

Ambos enfoques de la cirugía bariátrica, tanto laparoscópicos como abiertos, ayudan a cumplir el objetivo de bajar de peso. Sin embargo, no todos los pacientes son adecuados para el método laparoscópico. Los pacientes con obesidad extrema, o aquellos que ya han sido sometidos a cirugía de estómago, o que tienen problemas médicos complejos como del corazón o enfermedades pulmonares severas pueden requerir el abordaje abierto.

La mayoría de los procedimientos de cirugía bariátrica se realiza ahora a través de la técnica laparoscópica. Este enfoque se considera mínimamente invasiva debido a que se realiza a través de pequeñas incisiones abdominales. En promedio, se crean de cuatro a seis incisiones en el abdomen a través de los cuales se insertan instrumentos complejos, incluyendo una pequeña cámara de vídeo, desde la cual el cirujano observa todo el procedimiento.

Del mismo modo, no todos los cirujanos bariátricos están capacitados para llevar a cabo este método laparoscópico. De acuerdo a la Sociedad Americana de Cirugía Metabólica y Bariátrica (ASMBS, por sus siglas en inglés), la operación laparoscópica debería ser realizado solamente por cirujanos bariátricos con experiencia y bien versados ​​en las técnicas tanto laparoscópica y abierta.

Dado que el procedimiento laparoscópico requiere una incisión más pequeña existen diversos beneficios.  Algunas de las ventajas de este procedimiento es una menor estancia hospitalaria, menor tiempo de recuperación y cicatrices más pequeñas que con la cirugía bariátrica abierta. La mayoría de los cirujanos prefieren el abordaje laparoscópico, ya que crea menos daño a los tejidos, y ha reducido el riesgo de complicaciones de la herida, tales como infección y hernias, que se pueden producir después de la cirugía.

Factores de riesgo

Cirugía bariátricaCualquier cirugía mayor consiste en la posibilidad de eventos adversos, complicaciones que aumentan el riesgo, la estancia hospitalaria y la mortalidad. Algunas de las complicaciones son comunes a todas las operaciones abdominales, mientras que otros son específicos de la cirugía bariátrica.

La mortalidad y las complicaciones varían acorde a diversos factores de riesgo pre-existentes, tales como el grado de obesidad, enfermedad cardíaca, apnea obstructiva del sueño, la diabetes mellitus y antecedentes de embolia pulmonar previa. También depende de la experiencia del cirujano, se estima que la curva de aprendizaje de este procedimiento es lenta y que toma alrededor de 100 casos contar con la destreza adecuada. Por ello es importante es importante seleccionar a un cirujano con experiencia y de prestigio, y por nada escatimar en los costos.

La tasa de complicaciones durante los primeros 30 días después del procedimiento ronda el 7% para los procedimientos laparoscópicos, y asciende a un 14,5% para los procedimientos abiertos. Un estudio realizado en Estados Unidos sobre el índice de mortalidad mostró una tasa de 0% de mortalidad dentro de una muestra de 401 procedimientos laparoscópicos, y una tasa de mortalidad del 0,6% en 955 procedimientos abiertos (lo que se traduce en 24 muertes). La mortalidad después de los primeros 30 días desciende considerablemente.

La profunda pérdida de peso que se produce después de la cirugía bariátrica provoca que el aporte de energía sea mucho menor (se consumen menos calorías) que las que el cuerpo necesita para usar todos los días. El tejido graso se debe quemar para compensar el déficit, y todo ello se traduce en la pérdida de peso. Eventualmente, a medida que el cuerpo se hace más pequeño, sus requerimientos de energía se reducen, mientras el paciente se encuentra al mismo tiempo es posible comer algo más de alimentos. Cuando la energía consumida es igual a las calorías que se consumen, la pérdida de peso se detendrá. El bypass gástrico proximal resulta típicamente en la pérdida de 60-80% de exceso de peso corporal, y muy rara vez conduce a la pérdida de peso excesiva. El riesgo de la pérdida de peso excesiva es ligeramente mayor en los procedimientos de Bypass gástrico.

¿Es conveniente someterse a esta cirugía?

Varios estudios recientes informan sobre una marcada disminución en la mortalidad y la gravedad de los problemas médicos después de realizarse una cirugía bariátrica. Sin embargo, los efectos a largo plazo no están claros. En un estudio realizado en Suecia, diversos pacientes con un índice de masa corporal (IMC) de 34 o más para los hombres y 38 o más para las mujeres se sometieron a diferentes tipos de cirugía bariátrica y fueron seguidos durante un promedio de 11 años.  Los pacientes de cirugía tuvieron una reducción del 23,7% de la mortalidad.