La cirugía bariátrica reduce el riesgo de cáncer uterino

En marzo de 2014 investigadores de la Escuela de Medicina de San Diego en conjunto con el Centro de Investigación en Cáncer Moores reportaron que la reducción de peso obtenida a través de cirugías bariátricas reduce el riesgo de padecer cáncer uterino. Sus resultados señalan que el riesgo se reduce en un 71% , y hasta un 81% para los pacientes que logran mantener su peso después de la cirugía.

Su investigación fue publicada en abril del mismo año en la revista científica de Oncología Ginecológica (Gynecologic Oncology en inglés). Sus resultados señalan que la obesidad es un factor importante en el comienzo y desarrollo del cáncer uterino. Por ello las cirugías para bajar de peso podrían tener un resultado benéfico.

El estudio consistió en el análisis retrospectivo de 7,431,858 registros de pacientes del sistema de información HealthSystem Consortium. De esta cantidad de registros 103,797 tuvieron una cirugía para bajar de peso, y 44,345 tenían diagnóstico de padecer algún tipo de cáncer uterino.

El estudio señala que pacientes con un Índice de Masa Corporal (¿Qué es el IMC?) superior a 40 son 8 veces más propensas a desarrollar cáncer uterino. El riesgo incrementa incluso más conforme el IMC aumenta.

¿Cómo se relaciona la obesidad y el cáncer uterino?

Cirugía bariátrica y cáncer uterinoEl estudio indaga en las razones por las que el peso elevado influye en el desarrollo de este tipo de cáncer. Una de ellas es el incremento en tejido adiposo, el cual provoca un incremento en los niveles de estrógeno en la sangre. Se ha probado que los niveles altos de estrógeno provocan la formación de tumores y también su metástasis (propagación a otros tejidos).

Otro factor es la inflamación crónica presente en pacientes con sobrepeso y obesidad. La inflamación crónica provoca resistencia a la insulina (que puede derivar en diabetes), así como el incremento en los niveles de estrógeno.

Las cirugías para perder peso sólo se recomiendan a pacientes con niveles elevados en IMC y que además han tenido problemas con otros métodos para perder peso. En el caso de estos pacientes este tipo de cirugías no sólo representaría una solución a su problema de salud, sino la prevención de otros como cáncer endometrial.