El Paciente Después de la Cirugía Bariátrica

La cirugía baríatrica, como intervención para bajar de peso, en ningún momento debería ser vista como una cura para la obesidad, sino más bien como una herramienta que al ayudar a perder peso permite al paciente vivir una vida más larga, saludable y satisfactoria. El éxito de este tipo de cirugías siempre dependerá de la voluntad para seguir las indicaciones respecto a la dieta, los ejercicios y los cambios hacia un mejor estilo de vida.

Un buen centro de cirugía bariátrica es aquel que ofrece una amplia atención de seguimiento, en el que se incluye un grupo de apoyo, servicios para el control de la dieta y educación continua que le permitan al paciente alcanzar el éxito a largo plazo.

Si vive demasiado lejos o tiene actividades que le impiden asistir con regularidad a este tipo de servicios, son recomendables los grupos de apoyo que puede encontrar en su comunidad o en línea, como foros especializados. La oportunidad de mantener un peso saludable aumentará si tiene una red de personas que le puedan ofrecer ánimo y ayudarle a mantenerse en el camino correcto.

paciente de cirugia bariatrica

Seguimiento a Largo Plazo

Todavía se están llevando a cabo los estudios para determinar los efectos a largo plazo de la cirugía bariátrica. Si bien, está demostrado que en periodos cortos no hay indicadores o reportes respecto a las deficiencias nutricionales, como producto de las intervenciones, estas complicaciones podrían surgir con el tiempo.

En este escenario de incertidumbre respecto a las implicaciones a largo plazo surge la necesidad de realizar análisis de sangre periódicos para ayudar a garantizar el equilibrio nutricional. Los especialistas coinciden en recomendar que los pacientes que fueron sometidos a una intervención de cirugía bariátrica, deben asistir a un centro de salud para que se les realice una serie de pruebas cada tres meses durante el primer año y luego acudir a las pruebas anuales para el resto de su vida.

Además de un conteo sanguíneo completo (CSC), se llevarán a cabo otras pruebas para detectar cualquier alteración en los niveles de alanina aminotransferasa (ALT), albúmina, fosfatasa alcalina, aspartato aminotransferasa (AST), calcio, prueba de colesterol, bilirrubina directa y total, electrolitos, glucosa en ayunas, ferritina, ácido fólico, la hemoglobina A1c, la saturación de hierro y transferir, magnesio, fósforo, proteínas totales y vitamina B12. También es posible que tengan que realizarle pruebas para medir sus niveles de tiamina y vitamina D.

Este tipo de asistencia posterior a la intervención es determinante para asegurar que el paciente tenga un buen estado de salud y que su esfuerzo y sacrificio se vean recompensados por una vida más saludable.

Deja un comentario